miércoles, 20 de abril de 2011

Importancia del reconocimiento de signos y síntomas de la infección por dengue

El dengue es una enfermedad sistémica y dinámica. Algunas veces la infección puede pasar de forma inadvertida o puede mostrarse en su forma no grave y grave. La enfermedad consta de tres etapas: febril, critica y recuperación.[i]
La disminución de la mortalidad debida a la infección por dengue se debe, en gran medida, a la identificación temprana de la enfermedad. La mayoría de los pacientes pueden recuperarse rápidamente sin requerir hospitalización, sin embargo, una fracción menor sí la requiere cuando la enfermedad se vuelve grave[ii].

Etapa febril  (2 a 7 días) 
Durante esta etapa, las personas con la infección por dengue presentan fiebre alta y repentina con una duración entre 2 a 7 días, dolor en el cuerpo (músculos y articulaciones), dolor de cabeza, dolor retroocular (detrás de los ojos), nauseas y vomito. En algunos casos pueden presentarse pequeñas hemorragias como morados en la piel y/o pequeños puntitos morados en la piel, conocidos como petequias. En esta etapa hay que estar muy atentos a la aparición posterior de signos de alarma de la enfermedad (que se describen más adelante).




Etapa Crítica (48-a 72 horas de duración)
En este periodo es cuando pueden producirse hemorragias nasales, en las encías, o sangrado vaginal en las mujeres en edad reproductiva, también se puede presentar dolor abdominal intenso y vomito. Este es el resultado del aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos.  Las personas con infección por dengue, que mejoran después de la disminución de la fiebre son consideradas como “dengue sin signos de alarma”. Las personas que empeoran con la caída de la fiebre y presentan signos de alarma como  hemorragias y otros hallazgos como, disminución del número de plaquetas, entre otros, son clasificados como “dengue con signos de alarma”.
Lo usual es que la mayoría de las personas se recuperen, sin embargo, algunos casos pueden deteriorarse y llegar a lo que se denomina como “dengue grave”. Este último se manifiesta por el compromiso de otros órganos como el hígado, corazón, el sistema nervioso, pudiendo llegar al choque,  sangrado grave y en algunos casos hasta la muerte.

Etapa de recuperación (inmediatamente después de la etapa crítica)
Una vez las personas han superado la etapa crítica, se presenta una recuperación del estado general, retorna el apetito, se estabiliza el hematocrito, mejoran los síntomas gastrointestinales y aumenta el número de plaquetas.


Importancia de asistir oportunamente al centro de salud cuando se sospeche una infección por dengue.
Cuando una persona consulta a su hospital o centro de salud por sospecha de infección por dengue, debe seguir las recomendaciones dadas por el médico tratante, con el fin de evaluar la evolución de la enfermedad y reconocer rápidamente los signos de alarma. Los familiares y el paciente deben ser lo suficientemente sensibilizados por el personal de salud, para que acudan prontamente en caso de presentar signos de alarma para evitar complicaciones y en muchos casos evitar la muerte.



[i] Organización Panamericana de la Salud. Dengue Guías de atención para enfermos en la región de las Américas, La Paz, 2010.
[ii] Organización Mundial de la Salud, Programa especial para investigación y capacitación en enfermedades tropicales. Dengue, Guías para el diagnostico, tratamiento, prevención  y control. La Paz, 2009. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada